Nuevo Testamento

Nuevo Testamento

Jesus bendice a los niños

Jesus explica la parabola del sembrador

Jesus ora en getsemani

Jesus principia su ministerio

Jesus sana a la suegra de pedro

Jesus sana a un paralitico

Jesus y el divorcio

San Mateo San Marcos San Lucas San Juan

Hechos de los Apostoles

Romanos Galatas Efesios Filipenses Colosenses Filemon Tito Hebreos

1- Tesalonicenses

2- Tesalonicenses

1- Timoteo

2- Timoteo

Epístola Universal Santiago

1- Universal San Juan

1- Universal San Pedro

2- Universal San Pedro

1- Corintios

2- Corintios

Jesus y la ley

Jesus y la limosna

Judas ofrece entregar a jesus

La autoridad de jesus

La blasfemia contra el espíritu santo

La demanda de una señal

La entrada triunfal en jerusalen

La fe de la mujer cananea

La madre y los hermanos de jesus

Lamento de jesus sobre jerusalen

Nuevo Testamento

Lamento de Jesús sobre Jerusalén

Evangelio segun San Mateo.

Capitulo 23 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!

23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

23:38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

23:39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor

Jesús predice la destrucción del templo

Evangelio segun San Mateo.

Capitulo 24 Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo

24:2 Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

Señales antes del fin

Evangelio segun San Mateo.

Capitulo 24 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte

24:3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

24:4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.

24:5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

24:6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

24:7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

24:8 Y todo esto será principio de dolores.

24:9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

24:10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

24:11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

24:12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

24:13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

24:15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

24:16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

24:17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

24:18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

24:19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

24:20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;

24:21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

24:22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

24:23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

24:24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

24:25 Ya os lo he dicho antes.

24:26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

24:27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

24:28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas